La derecha que hizo ser de izquierdas al 15-M: El mantra cavernario

A pesar de lo visto anteriormente, es quizás en la caverna mediática en donde encontramos los casos más irrisorios, por descarados, no solamente de hostilidad deliberada sino, y llegado el caso, también de burda manipulación. Esto, que conste, sucede en semejante espacios con cierta asiduidad, pero aquí nos centraremos en concreto y muy especialmente en cuanto a informar sobre el 15-M se refiere.

Plaza Cataluyna, 15-M21

(11-M Plaza Catalunya)

(lee la segunda parte de este artículo aquí)

 

Aunque haciéndose eco básicamente de la trinidad anti-indignados que también airearon los medios conservadores de la prensa considerada más “convencional” (esto es, conspiración del PSOE en la sombra, violencia sistemática e ilegalidad) en la libertad que otorgó a sus exponentes para bucear sin restricciones en el miasma de su propia demencia la caverna también se destacó en originalidad y añadió, si cabe, un cuarto elemento a la ya citada tricotomía: el del paralelismo entre la supuesta manipulación en la sombra del PSOE durante las movilizaciones de mayo de 2011 y la, según ellos, jugada maestra llevada a cabo por Rubalcaba para convocar protestas contra el PP el 13 de marzo de 2004 tras los atentados islamistas de Atocha. En resumen: la unión maestra entre 11-M (de marzo) y 15-M (de mayo). La conspiración final.

 

Intereconomía es nombre de humor

El caso más evidente, por supuesto, fue el del canal televisivo Intereconomía, que fue más allá con el guión que siguiera su hermana impresa La Gaceta protagonizando día sí día también momentos que de tan burdos han quedado en la memoria como cuasi-míticos, tanto en sus programas de debate como en sus pseudo-informativos.

En la siguiente recopilación podemos ver, por ejemplo, a varios reporteros de la televisión ultraconservadora retratando a los indignados en las conexiones que protagonizaran durante aquellas jornadas de primavera con la Plaza del Sol. En ellas podemos oír claramente cosas como “reunión de socialistas, comunistas y anarquistas tratando de buscar la unidad de la izquierda”, “los radicales también están aquí presentes”, “Rubalcaba está incumpliendo la ley […] es inaudito, increíble, esto está modificando las elecciones […] es un centro informativo en todo orden”, “hay algunos radicales de izquierdas que, en lugar de estar agradecidos de tener un micrófono y decir lo que quieren, simplemente están haciendo el indio”, “romper totalmente la jornada de reflexión”, “es absolutamente ilegal”, “esto debería estar disuelto desde hace ya más de dos horas y media”, “la casualidad de que coincida justo en la semana electoral hace pensar que quizás nos podamos estar encontrando ante un 13 de marzo repetido posteriormente”… todo esto aderezado con declaraciones y vídeos de Zapatero para insinuar la presencia en la sombra del PSOE. La conspiración total, como se ha dicho anteriormente. Y mejor no entrar a analizar las palabras de los tertulianos presentes en dichos programas a los que los reporteros daban paso y que, aunque parezca imposible, van incluso más allá en su atrevimiento.

En otro vídeo podemos ver al ya afamado Eduardo García Serrano (afamado sobre todo cuando le da por llamar “zorra, guarra y puerca” a consejeras de sanidad) quien, después de un discurso en el que deja para el arrastre a la izquierda en general, aparece al lado de una pantalla que reza “tratan de evitar una victoria arrasadora del PP”o “socialistas y comunistas dirigen desde la sombra el motín de la Puerta del Sol”. Casi nada.

 

En esta otra ocasión, por ejemplo, la reportera se quejaba de que los indignados no hacían más que gritar, y parecía estar esperando insistentemente a que la policía los desalojara: “la policía de brazos cruzados, porque todavía esa orden de desalojar la Puerta del Sol no termina de llegar”. Y la guinda: “yo creo que esta noche podría pasar algo más”. ¿Cómo qué? se preguntarían muchos. Nunca se supo.

 

Irreductibles, veamos como, incluso cinco años después, Intereconomía sigue en sus trece. En su programa recordatorio de aquellos eventos habla todavía de jóvenes “supuestamente reunidos de manera espontánea”, “grupos de antisistema mezclados con jóvenes radicales de extrema izquierda, estudiantes desencantados o españoles en paro”, “consentimiento tácito del PSOE”, “beneplácito de Zapatero”, “se vulneraron numerosas leyes”, “los socialistas querían perjudicar electoralmente al PP”, y la mejor de todas, “desde este medio alertamos desde el primero momento de que detrás de esta manifestación aparentemente espontánea se escondían movimientos de izquierdas perfectamente coordinados que manejaban interesadamente los hilos para perjudicar a la derecha… el tiempo, desgraciadamente, nos ha dado la razón”.

 

Y, como colofón, el mejor momento de todos, un vídeo que ya se hizo viral en su día y en el que podemos ver a una periodista realizando un burdo montaje en el que, supuestamente, entrevista a uno de los participantes del movimiento en Plaza Catalunya. EL susodicho, por supuesto, no duda en afirmar cosas como que “el ambiente que hay aquí es un poquito de pumba”, “hay muchos lateros por aquí vendiendo” o “el olor a porro que se huele por aquí es bastante bestial”. Hasta se oyen voces alertando de que la entrevista es un montaje, a lo que el presentador responde veloz: “se están retratando una vez más, ¡guapa! […] son muy demócratas estos tipos”.

Para quien no lo conozca aún aquí está, el vídeo que sintetiza como ninguno la calidad de la cadena que lo emitió, y probablemente una secuencia digna de figurar como documento clave para entender el siglo XXI: señoras y señores, el vídeo del pijo de Intereconomía.

 

Otras cavernas en el pódium

Ojo, no fue esta cadena la única en monopolizar semejantes exabruptos. Libertad Digital publicaba el día 19 de mayo de 2011 un editorial en el que calificaba al 15-M de ser “un circo destinado a encauzar en favor de la izquierda el justificado malestar social que provoca la lamentable situación política y económica que padecemos”, de estar “liderado por la ultraizquierda” o de ser “falsamente cívico y transversal”. En el texto, el medio aprovechaba también para asegurar que “siguen recibiendo la visita de multimillonarios artistas y la indebida atención de los medios de comunicación”, que están “violando la campaña electoral”, o que disfrutaban “de la privilegiada atención que le brinda la clase política y mediática de nuestro país”, y terminaba de la siguiente manera: “No hay privilegio que no se conceda o abuso que no se permita a un grupo de «indignados»… siempre y cuando, claro está, se identifiquen con la izquierda.” En fin, ni un solo párrafo de este editorial tenía desperdicio.

El archiconocido Jiménez Losantos, archiconocido por supuesto por no profesarle demasiadas simpatías a la izquierda, también se sumó a la fiesta, describiendo a los manifestantes de Sol de la siguiente guisa: “un polibotellón” o “botellón político”, “una toma mugrienta”, “una cochambrosa y populosa multitud caótica en la que cada uno dice una cosa y lo único que queda claro es que ensucian todo”, “hablan como si fueran entre mendigos y etarras” o “no se manifestaban para que se acabe con la legalización de la ETA porque les gusta, porque son la extrema izquierda”. Y, por supuesto, se sumaba a la teoría de la conspiración y afirmaba que detrás de todo estaba el PSOE… cuando no era la misma ETA claro…

 

César Vidal, el abogado, periodista y escritor también conocido por su cercanía a la extrema derecha, alertaba por radio de que “las fuerzas de seguridad han alertado en varias ocasiones del peligro que representan estos grupos que mantienen contacto regular con Batasuna-Eta, y que han recibido entrenamiento de SEGI en cursos de guerrilla urbana, y es sospechosa porque tienen como intención violar la jornada de reflexión, como ya hizo Rubalcaba un 13 de marzo, y tomar la calle el mismo día de las elecciones.

 

Para terminar, podríamos acordarnos de otra jugada sucia, esta vez protagonizada por Telemadrid. Sí, la televisión pública autonómica de la capital española no debería ser considerada, en principio, como perteneciente a la caverna mediática, pero dada la deriva que adoptó desde los gobiernos del PP se ha ganado a pulso dicha clasificación. Baste como ejemplo el episodio en que usó imágenes de disturbios en Grecia para denostar a los indignados que se manifestaban frente al Parlament.

 

Y, como aún quedan ejemplos fuera de este artículo, pues la prolijidad de la caverna fue proverbial, un vídeo popurrí, de nuevo gentileza de El Intermedio:

 

(lee la cuarta parte de este artículo aquí)

Advertisements

2 responses to “La derecha que hizo ser de izquierdas al 15-M: El mantra cavernario

  1. Pingback: La derecha que hizo ser de izquierdas al 15-M: Los grandes medios nacionales conservadores y sus portadas apostrofadas | marcosmarconius·

  2. Pingback: La derecha que hizo ser de izquierdas al 15-M: y como no podía faltar, el Partido Popular | marcosmarconius·

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s