La doble vara de medir con la que sacude la derecha en España: polémicas en base al declarante, no al contenido

Aún cuando todo se reduce a palabras, sin que medien siquiera consecuencias institucionales de por medio, también existe una importante asimetría entre la lapidación que generalmente suele sufrir la izquierda y la aparente facilidad con que la derecha brega con sus propias polémicas.

Important message concept

 

(lee la cuarta parte de este artículo aquí)

 

Nunca te lo perdonaré, Carmena

Uno de los casos más claros de esta asimetría radica, sin duda, en la atención y severidad con que se miran todos y cada uno de los movimientos que realizan los representantes políticos de los emergentes movimientos de izquierdas que han estado cambiando el panorama político nacional desde las municipales de 2015. De ellos, Manuela Carmena es, sin duda, el caso más paradigmático: el periódico La Razón publicó en agosto de 2015 un artículo en que hablaba sobre las vacaciones de que, por entonces, disfrutaba la recién nombrada alcaldesa en una villa de la costa gaditana. En el articulo el medio calificaba dichas vacaciones como “de lujo”, asegurando que el alquiler de la casa había costado 4.000 euros al tiempo que comparaba las vacaciones de la alcaldesa con las de otros dirigentes de izquierdas de diferentes partidos, calificaba a la zona en donde se encontraba la villa como “hippy-pija”, y contrastaba el hecho de que Carmena se tomase una semana de asueto mientras que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, del PP, hubiese decidido quedarse en la capital. Por si el sensacionalismo de la noticia, centrada en meros hechos privados, no fuese suficiente, Carmena desveló poco después que había alquilado la casa junto con otras siete personas, por lo que realmente se había gastado poco más de 600 euros. No obstante, el concejal del Grupo Municipal del PP en Madrid, Fernando Martínez Vidal, insistió en el “lujo” y acusó públicamente a Carmena de “doble moral”.

En otro suceso, acaecido el 8 de febrero de 2016, la misma alcaldesa se encontraba dando un comunicado precisamente sobre el caso de los titiriteros cuando se refirió de pasada a ETA como “movimiento político”. Fue un mero comentario que realizó en el seno de una comparecencia que trataba sobre un asunto distinto, pero a diversos medios conservadores les faltó tiempo para alzar el grito al cielo. La Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) pidió inmediatamente a la alcaldesa que rectificara sus declaraciones, e incluso el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, declaró que Carmena “se había vuelto loca”. Cuatro días después Manuela tuvo que declarar que había cometido un “lapsus línguae”. Por supuesto, nadie pareció recordar cuando en 1998 el entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, se refería pretendida y deliberadamente a ETA como “movimiento vasco de liberación”.

Y cómo olvidar, de tan ridícula, la polémica suscitada por la cabalgata que el Ayuntamiento de Carmena organizó en las navidades de 2015, y que tampoco pareció gustar nada a la derecha, especialmente a la ex-diputada del PP Cayetana Álvarez, que llegó a tuitear aquel memorable (por lo ridículo) “Mi hija de 6 años: Mamá, el traje de Gaspar no es de verdad. No te lo perdonaré jamás, Manuela Carmena. Jamás.”, tuit que andando el tiempo acabó volviéndose cómico y hasta viral.

(Aznar y el “movimiento vasco de liberación”)

 

Chavistas, ayatolás, golpistas, leninistas, proetarras…

Al recientemente nacido partido Podemos tampoco le han dejado pasar ni una. Desde prácticamente el momento mismo de su fundación se le ha dedicado una larga lista de acusaciones hasta hoy improbadas que, no obstante, les ha llevado numerosas veces a los tribunales, tan solo para acabar ganando en todas y cada una de ellas, siendo acusados entre otras cosas de financiación irregular por parte de Irán o de Venezuela, haber realizado escuchas ilegales o utilizar técnicas de propaganda propias del nazismo. Se les ha comparado abiertamente con Adolf Hitler y Pol Pot. El sindicato derechista Manos limpias se ha querellado fallidamente en dos ocasiones acusando ante el Supremo a la productora de Pablo Iglesias, La Tuerka, de un sinfín de irregularidades laborales, de recibir financiación ilegal desde Irán y de pretender, incluso, “orquestar un golpe de Estado encubierto para desestabilizar la democracia española”. En el caso de la última de estas querellas, recientemente tumbada por la Audiencia Provincial de Madrid, se han desvelado además oscuras y malintencionadas conexiones entre la policía y el ministerio de Interior con el fin de perjudicar a Podemos. El mismo sindicato se querelló también infructuosamente contra Juan Carlos Monedero por fraude fiscal. Similar fin tuvo la querella presentada por el PP contra Tania Sánchez. Incluso se presentó una querella que tampoco fue a ninguna parte por causa del registro que de su propio nombre hizo el partido.

Desde el PP se le han dedicado reiteradamente toda una serie de lindezas, entre ellas las de frikis, chavistas, castristas, leninistas, pro-etarras, populistas o anti-sistemas, entre otros. El periodista y tertuliano Hermann Tertsch llegó a asegurar en televisión que “el señor Monedero y el señor Iglesias, en unas condiciones del año 36, me matarían a mí y matarían a mucha gente sin ningún problema”. El periodista Alfonso Rojo llamó a la cara “chorizo y mangante” a Pablo Iglesias en un plató de televisión de La Sexta. El periodista Eduardo Inda, por ejemplo, le recriminó por un sueldo que, en realidad, no cobraba, y le acusó sin pruebas de viajar en primera clase en contra de su discurso. Incluso cuando el partido tuvo finalmente representación en el congreso algunos diputados y periodistas conservadores insinuaron que los recién llegados representantes de Podemos olían mal.

(Inda acusando sin pruebas)

Pero hay más: el diario El País aseguró en un artículo que Monedero había falseado su curriculum, artículo del que luego hubo de retractarse. El mismo periódico publicaba otra noticia titulando “Podemos elude apoyar la democracia en Venezuela”, tan solo para hacer ver en el cuerpo que el partido de Iglesias simplemente no había acudido a firmar un documento presentado por un partido venezolano opositor a Chávez, documento efectivamente suscrito por PP, PSOE, Ciudadanos, UPyD y PNV pero no así por otros partidos españoles que ni siquiera se mencionaban en el texto, como tampoco se explicaban en él las razones de la ausencia de Podemos en el acto, ni se contrastaba siquiera la noticia interrogando al menos a uno solo de sus representantes o portavoces para que diesen explicaciones. El País manipulaba también una foto tomada en la ceremonia de los premios Goya a fin de hacer ver cómo Iglesias no le ofrecía la mano al líder del PSOE, Pedro Sánchez, cuando en realidad éste se la estaba ofreciendo a otro invitado.

El Mundo salió a la venta en mayo de 2015 con una portada que rezaba “Los Presos de ETA quieren a Podemos en el gobierno”, una portada de la que llegó a renegar incluso el nuevo director del medio que precisamente se incorporaba a su puesto por aquellas fechas tras la destitución del ínclito Pedro J. Precisamente, bajo la dirección de su anterior director, el medio publicó también otras informaciones vinculando a Pablo Iglesias con la banda terrorista, titulando otra información, que nunca fue probada, como “Pablo Iglesias ayudó a la red de apoyo a los presos de ETA”. Y recientemente, y a pesar de contar con un director distinto, el medio se ha empeñado en evidenciar una supuesta conexión entre Iglesias y el régimen de los ayatolás iraníes.

Hace un par de años se encendió otra polémica debido a una entrevista en la que Pablo Iglesias alegaba que ETA “tiene explicaciones políticas”. A pesar de que se refería a la naturaleza política del conflicto, a que en la misma entrevista Iglesias expresaba claramente su “rechazo” y “condena” por los actos llevados a cabo por la banda, y a que el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española otorga a la palabra “explicar” seis acepciones diferentes de las cuales solo una es equiparable a “justificar”, desde la derecha en seguida se quiso hacer ver que el líder de Podemos había justificado la lucha armada vasca, extremo que Iglesias se vio obligado a negar durante meses en multitud de ocasiones. En otra ocasión, en la televisión ultraconservadora 13TV, canal que acumula un sinnúmero de episodios vergonzantes periodísticamente hablando, diversos tertulianos conversaban largo y tendido sobre lo “violento” del discurso de Pablo Iglesias en base a un vídeo en el que se veía al político afirmando cosas tales como “fachas no faltan, así que quizá, cuando acabemos con esta charla, en lugar de mariconadas de teatro nos vamos de cacería a Segovia a aplicar la justicia proletaria”. Interesante debate, excepto porque se habían olvidado de visionar el total del vídeo muy convenientemente y habían obviado que la intervención de Iglesias se hizo en un tono irónico, precisamente porque lo que realmente pretendía éste era criticar la violencia y el sectarismo que, en su opinión, a veces se desprendía de la actitud de formaciones tales como Izquierda Anticapitalista.

(Compendio de ataques del PP contra Podemos)

El Jueves, la revista que sale los miércoles y secuestran los viernes

Incluso el humor se lleva lo suyo. La revista satírica ElJueves, declaradamente apolítica pero de clara tendencia progresista, posee un largo historial de encontronazos con los sectores más conservadores del país. Hace bien poco miembros de la comunidad judía de Madrid denunciaban a la revista acusándola de antisemita por una historieta sobre los abusos que Israel comete contra el pueblo palestino, lo que recordaba bastante a otra ocasión en la que la revista salía en portada con una caricatura en la que calificaba a Ariel Sharon de “nazi” debido a la durísima actuación del ejército israelí durante la Segunda Intifada, y que mereció la queja pública nada menos que del mismísimo Simón Peres. Como ejemplo más claro, no obstante, está la portada del número 1.573 del 18 de julio de 2007, en la que podía verse una caricatura de los Príncipes de Asturias manteniendo relaciones sexuales, lo que ocasionó el secuestro del número por orden del juez de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo, y una multa posterior de 3000 euros para los autores.

Portada El Jueves julio 07

(La portada secuestrada, como no podía ser menos, se tornó infinitamente más popular tras el secuestro de lo que pudiera jamás haber sido antes)

(lee la sexta parte de este artículo aquí)

Advertisements

2 responses to “La doble vara de medir con la que sacude la derecha en España: polémicas en base al declarante, no al contenido

  1. Pingback: La doble vara de medir con la que sacude la derecha en España: ha sido la ETA | marcosmarconius·

  2. Pingback: La doble vara de medir con la que sacude la derecha en España: Las palabras que sí se lleva el viento | marcosmarconius·

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s