El no muerto, un género muy vivo

 

¿Por qué sucedió? ¿Por qué nadie supo predecirlo? ¿Porqué fuímos invadidos de un día para otro por criaturas que intentaban devorar nuestras mentes valiéndose casi de cualquier medio de difusión a su alcance? Lo cierto es que, siendo sinceros, aquella inesperada arremetida no lo habría sido tanto si se hubiese prestado atención a algunas señales.

zombie_locandine

La “edad dorada” literaria del zombi, tanto la nacional como la anglosajona, es causa y a la vez consecuencia del auténtico boom del que ha disfrutado desde los primeros años del 2000 todo lo relacionado con los muertos vivientes: En nuestro país, por ejemplo, y para los que aún no se hayan enterado, la señal más clara fue el tan esperado estreno de la serie televisiva The Walking Dead (Los Muertos Vivientes) allá por el 2010, basada a su vez en los cómics que a partir del 2003 empezaran a publicar los estadounidensez Robert Kirkmana y Tony Moore, y a rebufo de todo lo cual Berto Romero, el popular colaborador de Buenafuente, estrenó su propia miniserie de humor sobre zombis. Famosos son también los  Marvel Zombies, y si hablamos de videojuegos el panorama está plagado desde hace años con títulos como la saga Resident Evil (llevada cinco veces a la gran pantalla) y otros como Doom, Dead Rising o Alone in the Dark.

En Internet abundaban foros como amanecerzombie.com o somosleyenda.com en donde, además de un sinnúmero de discusiones y debates, los participantes cuelgan sus propios relatos al igual que hicieran en su día muchos de los autores españoles que llenan hoy las librerías con sus libros de zombis (ver La edad de oro del zombi ibérico). Y, por si fuera poco, incluso las avenidas de las grandes ciudades españolas se veían de vez en cuando invadidas por masas de muertos vivientes en las llamadas zombi walks, eventos en los que centenares de personas disfrazadas de zombi se congregan para marchar por las calles, como ya sucediera en Sitges con ocasión del Festival Internacional de Cine Fantástico o en Las Palmas de Gran Canaria en vísperas de Halloween. Incluso los juegos de mesa se llenaron de zombies por aquel entonces, como en Zpocalypse, Zombie State: Diplomacy of the Dead or Zombies!!!

(Berto Romero y sus zombies)

 

El cine, un género plagado de zombis.

Pero si hubiera algún ámbito en donde el éxito de estas criaturas fue más rotundo y duradero éste es el cine, toda vez que en el último medio siglo se han producido más de 160 cintas sobre los no muertos, desde metrajes bizarros de Serie B hasta grandes producciones de Hollywood. Tan sólo en la última década se han estrenado una media de entre 5 y 6 películas al año (solo en el 2005 aparecieron 13), una resurrección que inició la muy conocida 28 Días Después en el 2002 y que han seguido otros títulos como su continuación 28 Semanas Después, las cuatro versiones del popular juego Resident Evil o el film Amanecer de los Muertos. Incluso en España se han producido películas del género, como REC en el 2007, o su secuela REC 2.

 

Zombis contra vampiros

Esta oleada de zombis desplazó a la que, hasta hacía bien poco, había sido la última tendencia literaria reinante en cuanto a criaturas sobrenaturales se refiere: la de los vampiros. Estos seres, literariamente centenarios, fueron catapultados a la fama con la norteamericana Anne Rice y su libro de 1976 Entrevista con el Vampiro, y parecían vivir un nuevo despegue con la nueva ola de vampiros adolescentes que surgió a la vera de la saga Crepúsculo, engendrada en 2005 por la también norteamericana Stephenie Meyers.

Nadie tuvo ni tiene clara la razón de este cambio en los gustos del público, pero todo el mundo pergeñó su propia teoría. Según David González, editor de Almuzara, “los últimos vampiros fueron adolescentes, y ese fue su acierto. Los zombis, por su parte, son más críticos y reflexivos, y plantean muchas dudas sobre nuestro estilo de vida, sobre una sociedad adocenada por el sistema y sobre los peligros de nuestro propio mundo científico-técnico, donde el héroe es quien lucha contra la masa zombificada que quiere fagocitarlo.”

Juan de Dios Garduño Cuenca, autor de Y pese a Todo…, tampoco podía evitar las comparaciones: <Digamos que el vampiro es un monstruo más aristocrático, elegante, poderoso, que atrae sexualmente, mientras que el zombi representa la miseria y el repudio. Dicen que los vampiros se ponen de moda en tiempos de bonanza y los zombis en tiempos de crisis… lo cierto es que los dos bien pudieran ser un reflejo de la sociedad del momento.>

Vampires-VS-Zombies-2011-12-01-01-00-26-42

Algunos autores españoles y sus libros en detalle

El pionero entre todos los autores nacionales que escribieron sobre zombis aupándose en la temporal bonanza del género fue Manuel Loureiro, pontevedrés que se estrenó en Dolmen en 2008 con su novela Apocalipsis Z, nacida inicialmente en un foro de Internet y que cuenta incluso con una segunda parte, un ejemplo de relato de zombis clásico en donde se narra la historia de un joven abogado español que asiste al derrumbe de la civilización y a la hecatombe producidas por una horda mundial de muertos vivientes.

Sergi Llauger, vecino de El Masnou (Barcelona), es otro de los exponentes de esta nueva generación de escritores y también un claro ejemplo de su gran diversidad. Su primer libro, Diario de un Zombi (2010), es un relato cómico y a ratos entrañable que toma la novedosa perspectiva de un no muerto que ha logrado de algún modo conservar su raciocinio y su personalidad en una Barcelona devastada por los muertos vivientes, un cínico que intenta divertirse con su nueva condición hasta que conoce a una pequeña niña humana superviviente que le obligará a ser, paradójicamente, más humano de lo que fue jamás estando vivo. Llauger reconoce que con este libro quiso “darle una vuelta de tuerca al género”. Iniciado en la literatura con la fantasía épica, apasionado del género apocalíptico y admirador confeso de Ken Follet, tenía muy claro que su éxito se debe en gran medida a lo que él mismo denomina como una “moda”, porque “para tener éxito no basta con ser bueno escribiendo, sino que depende también del contexto y de lo que la gente quiere”

Un caso atípico es el también pionero Alejandro Castro Guerrero, un autor malagueño con algunos libros en su haber que se unió a la ola zombi con La Guerra de la Doble Muerte Z, una novela publicada por Almuzara en el 2008. Este escritor, lector asiduo de la ciencia ficción y del terror clásico (Poe, Lovecraft, Mary Shelley, Bram Stoker), reconoce que lo que le llevó a este tipo de literatura fue una apuesta: <necesitaba demostrarles a los demás y a mí mismo que era capaz de afrontar una novela en un género que nunca había cultivado, aunque está claro que la natural predisposición del público por él me ayudó a perseverar en el intento.> Atípico fue también su enfoque de la historia, al adquirir tanto el punto de vista de unos zombis inteligentes y conscientes que se extienden por Andalucía como el de los humanos empeñados en erradicarlos, aunque al contrario que Sergi Llauger su novela es un relato crudo y angustioso: <En mi obra>, decía el autor, <los resucitados (zombis) han dejado de ser los verdugos y son víctimas de una situación que no dominan y que se les escapa de las manos.>

El sevillano Juan de Dios Garduño es el padre de Y pese a Todo…, su primera novela, publicada en el 2010, y que estuvo a punto de convertirse en película gracias a Vaca Films, la productora de Celda 211. A diferencia de muchas otras ésta no se desarrolla en España, sino en el estado norteamericano de Maine, como homenaje al su escritor preferido, Sthepen King. Aquí se cuentan las desventuras de dos hombres y la hija pequeña de uno de ellos en una América destruida por la Tercera Guerra Mundial, en donde el uso de armas químicas ha provocado la aparición de unos muertos vivientes más inteligentes y letales de lo normal, un relato postapocalíptico que se centra sobre todo en la supervivencia. <Me parecía muy interesante explotar una historia en la que los supervivientes no se ayudasen entre ellos, sino todo lo contrario> decía su autor. <Normalmente, en las historias de zombis, los humanos se suelen unir para hacer frente común a esa horda de muertos vivientes, pero aquí no, y creo que eso ha hecho que sea muy diferente al resto.> Juan de Dios se declaraba fan incondicional del género de terror en todas sus vertientes: admirador de King había leído también a los grandes clásicos, y jugado a videojuegos, leído cómics y visto películas de zombis. Para él “un zombi es terror en estado puro, un ser peligroso que te quiere devorar y no tendrá miramientos en hacerlo por mucho que ruegues o patalees, y que podría ser cualquiera de tu entorno o de tu familia, como tu mujer, tus amigos…” También reconocía que la moda por los no muertos había influído en su trayectoria: <Cuando comenzó el boom yo ya tenía una novela escrita de zombis, así que la mandé a Dolmen. Mientras tanto, me dio por ponerme a escribir una historia de dos enemigos en un mundo postapocalíptico. Cuando la terminé me di cuenta de que me gustaba más que la que les había mandado, así que se la envié y así nació Y pese a todo…>

 

¿Suficientes señales de una invasión anunciada o aún no? La verdad es que, viendo todo esto, no podemos sino admitir que esta invasión de zombies lo era todo menos inesperada, aunque la cuestión acerca de su éxito permanece sin responder. Como fuere, y más allá de cualquier razón, lo cierto es que se ha vivido una verdadera “edad dorada del zombie” durante la última década, una hegemonía que aún no se ha extinguido, y que se ha reflejado prólija y a veces incluso brillantemente en una gran variedad de campos.

Aquí hay algunos ejemplos más de cómo incluso la serie South Park tuvo bien presente semejante fenómeno. No podría ser de otro modo con esos irreverentes y malhablados chavales de Colorado…

(lee la primera parte de este artículo aquí)

(read this article in English here)

Advertisements

2 responses to “El no muerto, un género muy vivo

  1. Pingback: La edad de oro del zombi ibérico | marcosmarconius·

  2. Pingback: The undead, a very lively genre | marcosmarconius·

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s